Realidades paralelas

Tras un leve murmullo detrás de una puerta sin pomo se distinguen unas sombras en la penumbra. Parece que hay dos individuos, uno yace en el suelo sin el más mínimo ápice de movimiento, mientras que la segunda sombra se inclina hacia detrás hasta derrumbarse en la encimera. Silencio vacío. Lo interrumpe una respiración agitada, cada segundo se eleva más el bombeo del corazón, se oyen unos sollozos, profundos, dolorosos…
Silencio. A lo lejos se aprecia el cantar de algún jilguero, el roce de las sabanas contra mi piel, un leve ronquido, la brisa que se deja llevar por el filo de la ventana, unos apetecibles rayos de sol se dibujan en una hermosa espalda. Esto último me descontrola, parpadeo varias veces hasta empezar a recordar como y porque siento este dolor en mi pecho, si tengo una de las mejores imágenes que mi cerebro podrá confeccionar. Suspiro y a mi lado se remueve una piel cristalina que eclipsa cualquier pensamiento. Sonrío ante la idea de acercarme sigilosamente a esa espalda y abrazarlo, pero para mi sorpresa me asaltan sus brazos rodeando mi cintura. Me cautiva al instante y me rindo, dejándome llevar por ese mar de incertidumbres. Ahora que estoy a salvo en esta apacible cárcel puedo volver a esos sollozos que perturban mis ensueños.

fotografía: weheartit.com / Texto: Infinity Hope©
Anuncios

Un pensamiento en “Realidades paralelas

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s