Brisa lejana

Aire que roza mi piel bronceada, se pelea con mis cabellos, ahora dorados por el sol, y al mismo tiempo que agita mi cabellera, agita todos los dilemas que crecen en mi cabeza y, por supuesto, en mi corazón. Deseo constantemente que llegue esa ráfaga de aire, que sea limpio, puro, rejuvenecedor, que se lleve hasta el último trozo de esperanza que hay dentro de mi, que se borre todo el dolor y que no deje un ápice de él. Cierro los ojos y se me concede el don de volver al pasado,  abandono mi cuerpo en este presente tan inesperado y malévolo. Vuelvo a ver luz, me siento y observo como dos personas recorren su camino, con la luna y el mar de testigos. Van juntos, entrelazados por el impulso de querer estar con la otra persona, pero a la vez están lejos el uno del otro, por pavor a sentir… A sentir demasiado algún día, quizás. Veo pasar momentos felices, momentos donde se resbala por la mejilla una lágrima de gozo con la vida, momentos de complicidad donde lo único existente en ese momento es su sonrisa, momentos de plenitud, de paz, de pasión, de tranquilidad, de satisfacción, de calma… ¿Dónde está la parte negativa? Descifro algunos momentos de incertidumbre pero no más importantes que todo lo que nos quedaba por soñar y hacer realidad. Con este último pensamiento vuelvo al presente y me estremezco… Porque realmente se extraña todo aquello que tuvimos y ahora se me escapa de las manos como el aire que me acaricia hasta perderse en el cielo.

fotografía: weheartit.com / Texto: Infinity Hope©
Anuncios

Un pensamiento en “Brisa lejana

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s