Nuestra máquina del tiempo

Había puesto un pie en el desván. No había marcha atrás, era demasiado tarde para lamentarse. Tendría que limpiarlo durante largas y polvorosas horas abrazada a una bayeta sucia y respirar ácaros, mis grandes enemigos desde la infancia. “¡Allá vamos!” grité sin ningún tipo de ímpetu cogiendo una silla y echando un vistazo al panorama. “Roto No muy estropeado”, “Cosas de Rubén Susana”, “¿Cables?” eran algunos de los títulos que rezaban las repletas y antiguas cajas que me esperaban impacientes. Después de más de tres horas revisando vajillas que nunca usaré, escuchando discos ochenteros, probándome tops (Me equivoqué pensando que eran míos y resultaron ser de la Barbie. ¡¡DE LA BARBIE!!) llegué a una caja que su presencia era inexistente para mí. “Máquina del tiempo” decía con letras grandes e inimitables, y estaba repleta de cuadernos de todos los colores y tamaños. Me miraban con una sonrisa burlona y unos ojitos acaramelados con los que no puede resistirme y abrí un cuaderno al azar.

“19 de Septiembre del 87,
Después de esos días grises fui capaz de ver el sol, pude sentir la mezcla de azahar, jazmín y menta que trae el verano, aunque esté a punto de llegar a su fin. Sentí una extraña sensación que se adueñaba de mi ser, mi cordura y mi sentido. Nunca había tenido ese cosquilleo en el esqueleto, nunca antes fui dependiente de unos labios, jamás me hipnotizó ese olor tan peculiar suyo, un perfume único creado en el paraíso, nunca había visto un rostro que desprendiera tanta hermosura y a la vez complicidad conmigo. Ahora hasta los días más crueles de invierno tenían un sol, un inmenso jardín rodeado de rosas, tulipanes y lirios. Es como un espacio libre de humos, sin tapujos. Y hay dos cosas claras en este momento: la primera es que el viento por fin ha traído su perfecta esencia hasta mí y la segunda cosa es obvia. Aprovecharé esta deliciosa esencia hasta el fin de mis días, hasta que sea demasiado tarde para comprender que estoy en un sueño. Porque al fin y al cabo, es bonito descubrir placeres como este: saber que hay un corazón latiendo por ti y el tuyo late correspondido…”
Recibir esta inyección amorosa después de tantos años de matrimonio fue rejuvenecedor. Rubén había escrito diarios durante nuestros tres primeros años de noviazgo para conservar intacto nuestro amor, y yo no lo supe hasta este momento. En ese instante dejaron de importar los problemas y me encaminé hacía las escaleras para achuchar a mi adorable marido durante los próximos treinta años, al menos.
 

fotografía: weheartit.com / texto: infinity hope©
Anuncios

13 pensamientos en “Nuestra máquina del tiempo

  1. ¡¡Y que bien que saben los requiebros que nos dedican otras personas cuando no somos conscientes de que nos los dedican!!
    Dulces palabras de un marido adolescente ¡¡Yo también me abrazaría cual lapa marina a su piedra!!
    Infinity kisses.

    Me gusta

  2. se me encoge el corazón… pensar que podría haber hecho lo mismo… y no lo hice… Pensar que podría haber escrito lo que sentía hace 6 años, y que ahora al leerlo podría revivirlo… ahora cuando tanta falta hace… pero nunca es tarde… y hoy puede ser un gran día para hacerlo y reelerlo dentro de 10 años…

    un besazo

    Me gusta

  3. Ha sido precioso, me ha recordado una historia mía. Por temas de trabajo estuve un tiempo desplazada fuera de mi localidad y cuando preparaba todos los lunes la maleta para marcharme, mi chico me ponía notas románticas entre la ropa, que por supuesto todavía guardo y leo de vez en cuando….. Son esas pequeñas cosas las que hace que la vida sea muy hermosa. Gracias por compartir tus historias.

    Me gusta

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s