Secretos en el prado

Acompañada por mi inseparable bicicleta subí hasta el prado donde me esperaban y una oleada de recuerdos me golpearon de tal manera que tuve que refrenar mi ímpetu. A mi alrededor se extendían un par de kilómetros llenos de brillante hierba y no reanudé la marcha hasta encontrar a mi apuesto rubiales estirado sobre ella. “Se me acaba de achicharrar el corazón” pensé al verlo. Después vinieron los pensamientos más o menos juiciosos hasta que llegó la sensatez y suspiré aliviada. A escasos metros de él observé las marcadas ojeras y el gesto de nerviosismo escondido tras su mejor sonrisa. Encima de un inmaculado mantel había un despliegue de comida inimaginable, tal era la cantidad que mis papilas gustativas ya se estaban anudando el babero. “¿Será posible? Nos va a pedir un favor chantajeándonos con comida” pensaron mis furiosos muslos rozándose al caminar al lado de la bicicleta. Llegué a su altura y conteniendo las lágrimas nos abrazamos en silencio durante preciosos minutos. No quería soltarlo después de tanto tiempo esperando su cariño así que me dediqué a achucharlo sin piedad hasta que dijo: “Lola… re… lá… ja…te”. Nos acomodamos en la mullida hierba y durante horas le conté con detalle lo sucedido en los últimos años, comimos pastel de zanahoria y bebimos limonada, reímos y lloramos a partes iguales hasta que le pregunté por ese gesto suyo tan peculiar de “te-estoy-contando-las-cosas-a-medias”. Lo negó y después de persuadirme con un trozo de la deliciosa y casera cheesecake volvió a repetir el gesto: mentón arrugado, respingos con la nariz y ojos demasiados abiertos. “Vaya, vaya, vaya… Debe de ser algo realmente grave porque se ha zampado media cheesecake y ¡Es alérgico al queso!” pensé relamiéndome los labios. Le quité el trozo de tarta de las manos con un dulce gesto, como hubiera hecho mamá, y le acaricié el pelo. Esa estrategia funcionaba años atrás por lo tanto, confiaré en ella. Me miró con esos ojos tan vivos, tan verdes y tan chispeantes que me desarmó en apenas unos segundos. “¿Te acuerdas cuando celebré mi cumpleaños en este prado y terminamos en el hospital de Sanlúcar?” preguntó con media sonrisa. Al asentir sonreímos con pesar y recordé la promesa que le hice ese día, en ese mismo lugar muchos años atrás: “Sé que tu querer por ella es proporcional a su locura y los dos sabemos que no está nada cuerda. Pero también sé que a veces, solo a veces, el amor puede con todo así que… Vete con ella y vive, que yo me ocuparé de que todo esté en su sito. Confía en mí, pequeñín” le dije en la puerta del hospital donde ingresaron a papá después del altercado en el prado. Supuse que estábamos recordando las mismas palabras cuando sacó un raído álbum de fotos del bolsillo y me enseñó a una mocosa rubia, con mis mismos hoyuelos en los mofletes y me quedé sin habla. Todo encajó de repente y supe que Miguel me estaba gritando en silencio que lo ayudara, que Marta se había ido con su futuro debajo del brazo dejándolo con la pequeñaja y estaba realmente perdido. Lo quería y lo añoraba más que a nada en este mundo así que le besé la frente y le dije con una suave voz “Vamos a dejar de comer tartas y me vas a presentar a mi preciosa sobrina para que me la pueda comer a ella. Confía en mí, hermanito”. Me estrechó contra él y después de besarme hasta las pestañas nos fuimos de ese prado tan especial para nosotros prometiendo volver y darle tregua a los problemas.

fotografía: weheartit.com / texto: infinity hope©

 

Anuncios

7 pensamientos en “Secretos en el prado

  1. Hermanos….Ahí está la clave del amor. Vendrán problemas, enfermedades, vueltas que dá la vida….Pero un hermano, siempre, siempre, te echará de menos y te querrá (aunque haya casos en los que NUNCA lo reconozcan)
    Preciosa historia con un precioso final feliz.

    Me gusta

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s