¿Y si te quiero?

Y si cierro mis ojos, a menudo me encuentro con un puñado de ilusiones viajeras; capaces de llevarme de aquí a allá en pocos latidos. Y si cierro tus ojos, siempre acabo perdiendo un poco el norte y bastante el sur; extrañada por el rumbo de mis pensamientos al rozar el oeste de tu corazón. Y si cierro nuestros ojos, se rozan, muy ciegamente, nuestras ganas de amar. Sin perder de vista el camino; sin dejar de ver a contraluz.

Y si eres tu quien me pide que dejemos de jugar a no ver y hablar, puede que si. Puede que los vuelva a abrir de par en par. Y si soy yo quien decide poner un punto y final a este maldito guión, empeñado en hacernos virar en espiral sobre aguas en tempestad, quizás se apacigüe antes la tormenta. Y si ves una estrella fugaz, de esas que conceden hasta el más peligroso deseo, acuérdate de cerrar los ojos y el alma al hablar con ella porque dicen que no existe lucero más sabio que aquel que parpadea entre penumbras.

Y si… Y si… Y si.

fd011982b5adb4d21b1548225d86c826

No he conocido expresión más ciega que esta. La descubrí aquella tarde hecha a medida para los corazones valientes, al borde de una playa llena de juncos y sal, de arena e ilusiones, de luz y gaviotas; donde decidiste apostarlo todo por nosotros y no pude más que exclamar un “te quiero” tan vivo y real como los de verdad. Entonces, ciego y enamorado, pensaba que no viviría cielo más oscuro que ese. Pero ahora que lo pienso, todavía ciego y con los ojos cerrados por ti, esa misma locura va ganando terreno, rayo a rayo, sol a sol, hasta lo alto de la poca luz que queda para adueñarse de ella. Y ahí, sin más intención que esa, se ha quedado a hibernar en primavera, aunque no se me dé bien eso de conjugar tiempos pasados y futuros, aunque siempre estés de frente a pesar de haber partido durante mil y una noches, aunque no pueda volver a decirte que este juego me entorpece el presente. Mi duende me advirtió, una madrugada con sabor a anís y miel, que no volviera por las tierras de los “te quiero”, ni siquiera acompañado por sus mejores directores y guionistas llenos de galantería inglesa barata. Que huyera. Que corriera. Que gritara. A poder ser, que chillara. Que no me fiase de esas palabras tan dañinas para los corazones enteros. Pero no pude más que llevarle la contraria porque…

¿Y si… te quiero?

Definitivamente, doblando la dosis de locura, este era el más ciego y demoledor juego de intenciones que mis labios pronunciarán jamás.

zz250c76c00b22854116a00ad130da0a98


Fotografías: pinterest.COM / TEXTO: INFINITY HOPE©

 

Anuncios

22 pensamientos en “¿Y si te quiero?

  1. Hace mucho que no leo la palabra “apacigüe” y me gusta como se lee casi más que como suena por la diéresis… Escribes muy bien, con sentimiento y tu blog es tan poético como tú. No me cansaré en decirte lo mucho que me gusta el diseño!!! Sigue así…. y gracias por asomarte de vez en cuando en el mío

    http://www.vilamores.com

    Le gusta a 1 persona

    • La verdad es que yo también soy muy muy muy fan de esa palabra. Desde hace un par de meses descubrí la palabra “emanar” y fue como un flechazo al escucharla. Lo malo es que ahora me puedo pasar horas ingeniando frases para poder infiltrar esa palabrita jajaja Pequeñas taras que tiene Hope 😛
      Mil gracias guapa!! Es un placer, de esos de los buenos, tener a gente como tú por los recovecos del blog.
      Un besote

      Me gusta

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s