A ras de mar

Atravesar un par de océanos a la deriva me había llevado hasta el inexplicable sentimiento de calidez y hogar al pisar tierra firme. Tierra inestable. Tierra volátil. Tierra de sueños. Tierra de treguas. Tierra de libertades. Tierra de vida. Tierra de tierra. La mayoría de ellas siempre eran de arenas doradas, algunas gruesa y tostadas, otras diminutas y brillantes, que se metían por todos los poros de la piel sin dejar ninguno al descubierto, con la intención de quedarse ahí y atraparte desde ese instante. Sabía que el mar no estaba echo para mi, para almas bulliciosas, sedientas de libertinaje domesticado. Sobre, debajo y tras él se veía el mundo desde un plano aislado, a mi parecer más complicado, a la mayoría de pareceres, más placentero, más predispuesto a cambiar, a voltear la realidad, donde se creía inocentemente en la anticipación de movimientos, reacciones y sentimientos. Uno se dejaba llevar en alta mar, por el sol, las corrientes, el canto de las gaviotas, el olor a sal, los colores, los brillos, el corazón del océano, y hasta por el tuyo propio. Aún sabiendo que vas a naufragar mucho antes de hacerlo. ¿Porque? Quizás porque ya has emergido de las aguas más de una, de dos, de tres y de cuatro veces o porque una pequeña estela de peces y luces te advierten de ello, sigilosamente, a través de alguna rendija juguetona, te sugieren que hagas tal maniobra que la popa sea proa, que la proa sea popa, o sencillamente, que el sur deje de ser sur y no sea norte. Pero tu niegas sonriente, con la cabeza altiva y despreocupada, sintiendo la quemazón de los rayos en la piel, porque crees tener el timón bien sujeto, con el mar en calma navegando sinuosamente a través de algún océano que desemboca en un mar de sosiego.

Pero no es así. Y acabas con todas tus pertenencias desamparadas entre las saladas aguas de un mar bravo, sutilmente enojado, azul oscuro rayando el negro azabache, con un te lo advertí en lo más profundo. A diferencia de ti, yo jamás intenté encandilar mi embarcación como solían hacer los demás. Algunos realmente parecían marineros experimentados, o creyéndose uno, malviviendo en la ignorancia del que sabe de veras, con majestuosa maestría para llegar a puerto sanos y salvos. Pero éste no era mi caso. Y papá lo sabía. Él fue el mejor marinero, hasta un poco pirata solía decir entre risas y ron. Un pirata bueno si acaso, que dedicó toda su vida, sus pensamientos y su alma marina a enseñarme los secretos que permanecían ocultos a los ojos más despistados. Y a pesar de ello, de su empeño y su gracia, de su herencia pirata que debería llevar por las venas, de su legado en forma de brújula como el mayor tesoro terrenal, decidí vivir a ras de mar.

En la orilla.

Ahí donde el agua se mezcla con la tórrida arena de las playas, ahí donde las bahías son sonrisas hermosas y las gaviotas, notas musicales que salen de ellas en forma de canción. En la orilla se vive bien, a salvo de las profundidades, de las corrientes, de las locas mareas, de ti. ¿He dicho de ti? Quizás debería decir de mi. Porqué llegué a pensar que no había más vida tras los aguados besos de tus labios. Ingenua, pensaban los demás. Conformista, sentenciaba mi corazón. El amor, terminábamos susurrando todos los amantes ocasionales y clandestinos resignados a él. Atrapados por él. Él. Él. Él, siempre haciendo referencia al amor turbio, mojado, salado, acuoso, a veces era de un luminoso aguamarina, otras, azul solo, como el café; al amor que nacía en alta mar y en alta mar recorría su corta o larga vida, dando paso a un final de olas diminutas que arrasaban con las mejores embarcaciones. Porque si, ya lo sabes, él tiene más fuerza que todo el oleaje furioso de la costa, más, mucho más que una torrencial lluvia de verano, más, bastante más que tsunamis arrebatadores, más, todavía más que maremotos endemoniados.

Y esa era mi decisión. Vivir lejos. Vivir cerca. Pero viviendo. Porque al fin y al cabo, la distancia más larga, tal vez, fuera la más corta.


FOTOGRAFÍAS: PINTEREST.COM / TEXTO: INFINITY HOPE©
Anuncios

21 pensamientos en “A ras de mar

    • Bonita!! La verdad es que podría serlo perfectamente: morena, de cabello largo, mirando sin ver nada y evadiéndome cerca del mar, pero no. En esta ocasión no soy yo jajaja
      Nos leemos pronto preciosa 🙂
      Y gracias, gracias, gracias!

      Me gusta

  1. Precioso texto y maravillosa definición del amor, de las relaciones comparadas con el mar y sus momentos, he llegado a sentir cada momentos del estado de ese mar gracias a tu forma de transmitir.
    No dejes nunca de escribir como lo haces, tienes magia en tus palabras.
    Las imágenes no pueden ser mas bonitas al igual que tu persona!!
    Mil besos bella amiga
    https://pepavallejos.wordpress.com/

    Le gusta a 1 persona

    • Me llegaron los besos a mi también Pepa! Que dulzura despertar y encontrar elogios como los tuyos 😀 Esta mañana, nada más levantarme he leído una frase que sé que te encantará, y dice así: “Lánzame a los lobos y me verás liderando la manada”. Sé que la apreciarás como pocas personas lo hacen.
      Un beso enorme y, como siempre, gracias, gracias, gracias, gracias corazón!!!

      Le gusta a 1 persona

      • Pues si, te aprecio, te valoro y te admiro,.
        Me encanta esa frase!!, no se si me veria liderando la manada de lo que si estoy segura es de que los lobos se harían gatos!!
        Mil besos enormes, eres única.

        Le gusta a 1 persona

  2. Me ha parecido genial !!! Esta entrada y el blog entero !!!! A parte de escribir de maravilla, eliges una fotografía preciosa …felicidades por todo un blog para enmarcar !!!

    Le gusta a 1 persona

  3. Admirarte se queda bastante corto.
    Me encanta haber podido descubrirte, lo único malo es lo que me he perdido hasta ahora. Pero ya no me perderé ni un post más 🙂
    Debes sentirte muy orgullosa por lo que escribes y sobre todo cómo lo escribes. Haces fácil algo impresionante.
    Muchas gracias por estos preciosos trabajos.
    Sí, definitivamente, has ganado un nuevo seguidor!
    Un abrazo 🙂
    http://viveynosobrevivas.blogspot.com.es/

    Le gusta a 1 persona

    • No te puedo explicar lo que siente Hope al leer tales palabras.
      GRACIAS, y me quedo muuuy corta, pero ya te lo he dicho en el anterior comentario, espero vernos por instagramy seguirnos más de cerca 😀
      Besotes!!!

      Me gusta

  4. Me ha encantado!!!! Las imágenes que acompañan a tus bellas palabras son también preciosas y en total coherencia. Un abrazo y hasta pronto!!

    Le gusta a 1 persona

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s