Acunada entre memorias

Sin poder remediar el instante presente, la noche alcanzó al amanecer; y nos acunó un principio de día, o un final de noche, demasiado sereno y oscuro. Sin comprender que no existen reparaciones milagrosas. Sin saber subsanar ese álgido momento, lentamente, se esparció por todos los rincones de la casa. Del alma. De los corazones. De las lágrimas. Del dolor. Del cielo. De nosotras. De mi.

Lo único que conseguimos ingeniar fue la inmovilidad. Quedarnos muy quietas, como bonitas y llorosas muñecas de porcelana, pasando de puntillas por los minutos de un largo día que no quería adormilarse. Contener la actitud. Regalar suspiros de vida a quien mendigase uno de forma vital. Medir cada latido con precisión y acompasar los míos con los suyos, los suyos con los nuestros, y los nuestros con los tuyos. Encarcelar manos sin ton ni son. Acurrucar memorias sobre flores y darles alas para volar.zzzzzz4073820a2f1a5449daabd8de8ce74ce5

Y me vi envuelta de amor. De ese tan tuyo. De amor capaz de derribar cualquier barrera. Pero decían que ya no nos podías escuchar, que un largo sueño vino a tu vera y te sedujo de tal manera que decidiste al fin descansar. Decían tantas cosas que el ruido se convirtió en armonioso silencio. Y no te culpo por ello. Esa misma noche, yo también hubiera aposentado el trono sobre sus manos y acomodarme entre blancas y dulces nubes, después de tantos años de amor y lucha, se me antoja la más bella recompensa. No te preocupes por ella, aunque sé que no logras deshacerte de sus ojos verdes, ni ella de ti, su mitad.

El insaciable vacío que nos aprisiona los pies se hace consolidar a cada recuerdo tuyo, a cada beso más huérfano, a cada sonrisa sin destino preciso. Ayer di de bruces con un par de cestas llenas de abrazos que llevan tu nombre pero no quieren cambiar de dueño ni razonar. Así que las guardaré. Me parece buena idea. Para cuando nos volvamos a ver por algún lugar, o en sueños, bajo algún ciruelo de frutos bellos y me preguntes: ¿Qué tal estás?. Códigos secretos entre almas conectadas. Jugando a los desconocidos que se conocen de vidas atrás.

Me quedan tantas cosas por decirte pero poco a poco las sabrás. Cuídanos. Quiérenos como siempre has hecho. No importa desde donde decidas hacerlo. Protégenos. Mientras tanto aquí seguirá la luna de perfil, el frío ganando mis batallas y continuarán en línea recta los impulsos que queman desde el corazón.

zzb90f3f5cfef0c81cb2afdd57db32a354

Dedicado al hombre de mi vida.

Te quiero, abuelo


FOTOGRAFÍAS: TUMBRL.COM / TEXTO: INFINITY HOPE©
Anuncios

4 pensamientos en “Acunada entre memorias

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s