Ojalá

Te deseo de todo, menos el día de hoy.

Mi más sentido pésame para ti. Para tus palabras libres de acentos y aciertos. Para la sábana de lino con olor a mí que conservas bajo la pila de toallas. Haznos un favor: lávala. Para tus cafés mezclados de insolencias a juego con tus destrezas que tanto me gustan. Para las sonrisas que, a partir de aquí, fabricarás sin remitente ni destinatario. Para las noches en que te alíes al desvelo más oscuro. Lo siento. Verán tiempos mejores. Verás tiempos mejores. Vendrán tiempos mejores. Quizás tarden un par de vidas más en llegar. Pero lo harán.

He de marcharme de aquí, pero quiero que sepas que me sabe a poco irme de tu lado sin saber siquiera si eres zurdo por naturaleza o te inventas esa pequeña tara, como un pequeño trofeo que me regalas. Me gustaría descubrirte más, y contigo, a mi. Me voy sin probar la impaciencia y lentitud que provocas sobre los demás, como una velocidad inaudita que te inventas día a día. Nunca he conseguido pisarte los talones y aunque sea yo quien parta, te voy a recordar así, riéndote a mi costa, aminorando a la vida si de esa forma conseguías mantenernos en tierra.

No tengas miedo. Que yo ya lo tengo por ti. Y pienso en toda esa cobardía que me da perderme, pero sobretodo, perderte. No perderte para siempre, ese sería buen precio a pagar por coincidir aquí y ahora. Miedo a olvidarnos y extraviarnos en el mismo planeta. Miedo. Si. Mucho.

Me pongo a imaginar ese momento en que nos miramos sin vernos y explosiono como de la nada. Por motivos varios, me deshago ante la idea. Que sepas que no me gusta pero aquí el tiempo pasa muy despacio y ojalá tardes en llegar. Así que lo poco que tengo es imaginar lo que nunca pasará. Te repito, no tengas miedo. Que yo ya lo tengo por ti.

ojalà1

Ojalá mis labios pudieran articular toda esta farándula que se me enquista a borbotones en el pecho. Ojalá no haya desperdiciado esta vida mía pensándote demasiado, rozándote de piel hacia afuera, perdiéndote sin retorno. Ojalá se confunda más a menudo lo insalubre con el remedio. Ojalá parece una realidad inofensiva pero no lo es. Ojalá sea solo el comienzo de la debilidad.

Ojalá es un deseo vivo. Tan vivo como me gustaría estar hoy aquí.

ojalá


FOTOGRAFÍAS: PINTEREST.COM / TEXTO: INFINITY HOPE©
Anuncios

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s